viernes, 18 de enero de 2019

MASCOTA INESPERADA

Hace unos días, regando mis plantas, encontré escondida en una de ellas una paloma blanca, me sorprendí pero no mucho porque en nuestro barrio hay docenas de ellas, y muchos vecinos les dejamos algo para comer en las calles, así que pensé que andaba buscando comida y que al verme se echaría a volar pero no fue así, trató de ocultarse lo más que pudo entre las hojas y yo respeté su temor y me alejé, dándole la oportunidad de tomar su vuelo sin testigos.

Pero los días pasaron y ella no se fue, supuse que estaría lastimada y que por eso no podía volar, mis nietos muy preocupados me pidieron que la llevara al veterinario, - el fin de semana, les dije.

Con el paso de los días, ella está un poco más confiada, ha salido de su escondite y la he podido observar bien, tiene sus plumas blancas, sólo las de la cola son negras, es hermosa y tierna, pero, tiene sus alas cortadas, por eso no ha podido volar, pienso que alguien se las cortó para tenerla como mascota y ella pudo huir pero no llegó muy lejos, me ha dado tanta tristeza verla tratando de elevarse pero por sus plumas cortas no puede hacerlo.

Ahora me estoy preguntando ¿crecerán otras plumas? ¿alguna vez volverá a volar? Ojalá que sí, que ocurra un milagro y ella pueda integrarse a su vida y a su grupo, si no lo hace, seguramente la tendremos acá, alimentándola y tratando de ganarnos su confianza para que pueda vivir en paz, aunque yo sé que no feliz.

2 comentarios:

  1. Ay Miriam... Los eligió a ustedes para hacerle compañía... Qué ternura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero María Angélica, que podamos ser la mejor compañía, como compensación de sus similares

      Eliminar